Monogamia, Poligamia, Poliamor…

Monogamia, Poligamia, Poliamor…

Uno de los fenómenos evolutivos más raros: La monogamia.

poliamor

La poligamia, en general, está rechazada moralmente, siendo considerada una práctica bárbara: según una encuesta Gallup(1), el 90% de los estadounidenses considera que la poligamia está mal a nivel moral. Sin embargo, no es un secreto que, históricamente, lo que más ha sido escaso es la monogamia estríctamente hablando.

En el pasado, la poligamia, abundó entre reyes y emperadores que podían tener muchas compañeras, raro hubiera sido que estos reyes o emperadores solamente tuvieran una pareja, no digo mujer u hombre porque en muchos casos eran tanto mujeres como hombres, y no era mal visto ya que se trataba de personas con alto poder. Lo anterior sucedía sin problema en Irán, Egipto, y los imperios Azteca e Inca. Por ejemplo, el rey Salomón tuvo setecientas esposas y trescientas concubinas, lo cual molestó a Dios sólo porque muchas no eran hebreas, sino moabitas, monitas e hititas, etc con otros dioses. Luego, la poligamia fue prohibida en el judaísmo cerca del año 1000 D.C. (Esto y otras cosas lo pueden encontrar en el libro de Eduardo Porter: “Todo tiene un precio”).

Pero no todo eso sucedió en el pasado, ya que entre 1960 y 1980 hubo muchas sociedades que practicaron la poligamia. Pero, es cuestión de conducta y sociedad, o lo llevamos en la sangre (nuestros genes pues)?

Según Eduardo Porter:

Una teoría postula que el desarrollo económico fomentó la monogamia al transformar los objetivos reproductores de los hombres ricos. En las sociedades menos desarrolladas, donde la riqueza es casi toda heredada, no tenía sentido invertir en educar a los hijos. El propósito del apareamiento era tener los más hijos posibles para maximizar las probabilidades de que los genes de un hombre sobrevivieran a la siguiente generación, para lo cual también había que maximizar el número de parejas sin tener en cuenta su calidad. (…) En cuanto el objetivo de los hombres pasó de tener muchos hijos a tener pocos pero con una educación mayor, educar a las madres para que los criaran se convirtió en una inversión útil. Este cambio de prioridades también transformó la economía del mercado al aumentar el precio de las mujeres de mayor escala social, con lo que la poligamia se hizo menos asequible.

Otra hipótesis es que la monogamia fomenta la paz social, pues no exige que los pobres se queden sin mujeres porque las acaparan los ricos: las sociedades monógamas están más pobladas, son menos corruptas, menos propensas a utilizar la pena de muerte y más ricas que las polígamas.

El imaginario colectivo está construido sobre la idea de las relaciones monógamas, del amor en pareja, a pesar de que el deseo y los afectos funcionan en realidad de manera distinta. ¿Quién no ha sentido atracción por otras personas pese a estar emparejado o ha encontrado dificultades para elegir a una sola de las que le gustaban?Las estadísticas constatan que la monogamia estricta es minoritaria; de ahí surge la necesidad de entender la alternativa del enamoramiento múltiple desde un perspectiva científica.

Algo falla en la casi universalmente extendida cultura del Arca de Noé, basada en el emparejamiento, para que emerjan otras opciones, como el poliamor o poliamoría, que nació en Norteamérica allá por los años 60. Los seguidores de esta corriente, constituida en un verdadero movimiento con sus principios teóricos y sus líderes, creen que una relación compuesta por más de dos personas es totalmente normal, inherente a la naturaleza humana, tan respetable como la monogamia y que ha estado presente en muchas épocas, aunque casi siempre de forma oculta, porque las convenciones sociales la sancionaban. Pero aun así, ha habido personajes famosos y rebeldes, caso del poeta inglés Shelley, las escritoras Anaïs Nin y Simone de Beauvoir y el filósofo Bertrand Russell, que se atrevieron a optar abiertamente por una relación múltiple como opción de vida.

Más información sobre el tema en el artículo El amor múltiple, en el número 387 de MUY INTERESANTE, escrito por Luis Muiño.

poliamor-960x623

Mucho se habla o dice de la poligamia y se llega a pensar que es cuando un hombre puede o tiene mas de una mujero, pero, qué pasa con las relaciones homosexuales o bisexuales, etc.

Alguna vez, quise platicar con un amigo sobre este tema, sobre sexualidad, etc. Medio espantado, me dijo que había cosas que no eran nada naturales y que algunas personas iban en contra de la naturaleza…

A esto, hago referencia al ensayo: “Consultorio sexual para todas las especies” de Olivia Judson, el cual nos acerca la variedad y diversidad de prácticas o hábitos sexuales que existen en el mundo natural y proporciona al lector un panorama general de la biología evolutiva del sexo.

Algunos ejemplos destacables de comportamientos sexuales curiosos serían las conductas homosexuales que algunos perros y vacas llevan a cabo con individuos de su mismo sexo, ácaros que a los dos minutos de nacer ya se inician en el sexo, la pederastia que llevan a cabo algunos topos, la masturbación en iguanas jóvenes para eyacular en la hembra lo más rápido posible para que una iguana adulta no los aparte…

Trata además temas como la promiscuidad en machos y hembras y nos muestra cómo en la naturaleza existen también organismos con hábitos completamente contradictorios a otros presentes en otras especies, como por ejemplo la comadreja macho que busca comadrejas hembras jovencitas y sin embargo el chimpancé busca una hembra madura. Ambos son estrategias reproductivas, pero que se contradicen de una especie a otra.

También aparecen casos de sexo a cambio de algo, como el del saltamontes común, que ofrece sexo a cambio de comida o la blanca verdinervada, una mariposa del prado, que busca amantes vírgenes que le obsequian con un paquete de esperma que supone un 15% del peso del insecto y que contiene, además de espermatozoides, nutrientes.

A lo que iba es que, entonces, también muchas especies de animales están en contra del orden natural, ya que recordemos que lo que caracteriza a nuestra especie del resto de los animales es nuestra capacidad de razonamiento, ya que los animales se guían solo por el instinto.

Pero, bueno, les recomiendo leer el libro ya que en la última parte trata sobre algo muy extraño y curioso entre las especies: la monogamia.

Creo que ya me revolví un poco, pero este tema, monogamia, poligamia, poliamor, poliamorío, etc. Es muy ámplio y muy confuso a veces, pues muchas veces, la mayoría de veces, argumentamos al respecto basados en nuestro razonamiento y sentir sobre el tema, que a su vez se basa en lo que vimos en tv, lo que nos dijo alguien…

Ejemplo 1:

“Soy una chica poliamorosa que ha experimentado el poliamor verdadero… actualmente tengo una relación con un hombre y una mujer, los tres nos amamos, buscamos pasar tiempo juntos, sexualmente nos encontramos bien ya que los tres disfrutamos del estar juntos, pero, una vez vi que la chica estaba muy coqueta con otro hombre y no me gusto, me dieron celos “

Ejemplo 2:

“Hola, soy Juan, hace ya un año que llevo viendo a una chica y a un chico, salimos a tomar unos tragos los viernes los tres, ya pasada la noche, nos vamos a casa de alguno y siempre termina la noche con una buena sesión sexual, los quiero mucho, me caen muy bien, pero amarlos amarlos, no creo…”

Ejemplo 3:

“Soy Paty, hace dos meses me dejó mi novio, fue entonces cuando conocí a Paola y a Jessica, dos chicas Lesbianas que ya tenían una relación estable desde hace más de 3 años, me invitaron a salir y entre copas nos besamos las tres, fue algo nuevo y raro para mi, ya que hasta ese momento no sentía esa parte lésbica en mi, pero fue padre, me hicieron sentir bien, ellas viven juntas y de vez en cuando me invitan a salir con ellas… “

Ejemplo 4:

“Soy Paco, llevo una vida saludable, hago ejercicio, soy begano. Vivo con dos chicas, una vegetariana y una begana, nos amamos, y es que dentro de nuestro círculo hemos encontrado buena vibra, química, afinidad. No hay sexo entre nosotros, ya que creemos que el amor que envuelve a nuestra relación, es puro y algo como el sexo no es necesario.”

Ejemplo 5:

“Soy Efraín, homosexual, con una relación de ya 5 años. No me considero poliamoroso, pero tampoco monógamo, ya que de vez en cuando invitamos a uno o dos a pasar un tiempo agradable juntos, ya sea unas cervezas, y si se da, un poco se sexo, por qué no? He conocido buenas personas de este modo…”

Ejemplo 6:

Mi nombre es Ángeles, y no concibo que mi esposo o yo estemos en algún momento compartiendo tiempo y mucho menos la cama con alguna otra persona, eso sería muy inmoral, ya que encontré el amor en mi esposo y aunque hay conflictos normales de toda pareja, hemos estado juntos en las buenas y en las malas por ya 8 años. El amor y debe ser siempre de dos. Por eso nos casamos, y como la misma palabra: casados, casa de dos.

De lo anterior, y claro aunque son comentarios de algunos conocidos, me llama la atención en que, hablando del poliamor, nos encontramos que en su mayoría son tríos o tríejas como le he escuchado también, es decir, de 4 no porque ya son muchos ?

Como lo he mencionado ya, esto es medio complicado… porque además del numero de integrantes máximos, están otros factores como el sexo, los celos, la alimentación, y todo siempre, aunque no lo admitamos, de acuerdo al entorno social actual. Me gustaría abrir un debate al respecto, sobre amor, odio, poliamor, poliodio, etc.

Mientras tanto, ¿Qué opinas al respecto? ¿Serías parte de una relación poliamorosa? ¿En que se basan tus celos, si es que existen, y que no sea en el capítulo anterior de la rosa de guadalupe? ¿Es necesario el sexo para sobrevivir en tu relación? ¿Los animalitos homosexuales no irán al cielo? ¿Los animalitos que ofrecen sexo a cambio de otras cosas los puedes encontrar también en Sullivan?

Y entonces, es bueno el poliamor y la poligamia ? es mala ? es natural ? es aberrante? o todo lo contrario ? o en la ciudad es buena y en el desierto mala ? depende del día o mi estado de ánimo ?

Además del artículo recomendado, el ensayo recomendado, también quiero recomendar dos libros del mismo autor que hablan de lo mismo pero desde distintas ópticas, tal vez ya los hayan leído, ¿Qué opinan?

– Justina, o los infortunios de la virtud.
– Julieta, o el vicio ampliamente recomenzado.

Ambos del Marqués de Sade.

Si pueden y quieren, leánlos, con objetividad y comparación a la sociedad actual consiederando que fueron escritos por ahí de 1791…

Más información del consultorio sexual para todas las especies en:

http://biogenmol.blogspot.mx/2010/02/consultorio-sexual-para-todas-las.html

1. Una encuesta Gallup es un sondeo de opinión frecuentemente usado en los medios de comunicación de masas para representar a la opinión pública

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *