The Defenders: Reseña

The Defenders: Reseña

Hace pocos días se estrenó una de las series más esperadas de Netflix: The Defenders.

Es más que evidente que el género de superhéroes está de moda o por lo menos ganó mucha popularidad en recientes años cuando Marvel, bajo el mando de Disney, estructuró una serie de películas basadas en sus superhéroes, mejor conocido como UCM (Universo Cinematográfico de Marvel). El punto de esto es que, junto con el UCM también comenzaron los reinicios de varias sagas. Netflix adquirió los derechos de varios de estos superhéroes y los llevo a las series de Streaming. The Defenders logra hacer lo mismo, unir a los protagonistas de diferentes historias y los hace funcionar sin importar que tan contradictorios puedan ser las personalidades de cada uno. Esto no es algo sencillo, sobre todo para los guionistas, desafortunadamente la serie tiene fallas argumentales que pueden pasar desapercibidas fácilmente; como el hecho de que un personaje tome una postura y se aferre a esta y al capítulo siguiente ya tenga otra, pero creo que el personaje más fastidioso sería Iron Fist (ahora entiendo porque la crítica destrozó su serie); surge como el héroe prometido pero solo es reconocido por sí mismo, cuando en toda historia de superhéroes también son reconocidos por los otros, cosa que no sucede con este personaje. Así, su alter ego se vuelve más un obstáculo que una ayuda.

Por otra parte, algunos errores de producción como el que los golpeados y desmayados desaparezcan del piso o que Jessica no sangre a pesar de ser fuertemente golpeada, son aspectos que pasan desapercibos porque la trama sigue siendo entretenida y es aquí cuando cabe una observación: la trama es entretenida porque el espectador es quien junta las piezas y solamente se puede limitar a esperar a que los protagonistas se junten porque cada uno tiene una pieza, es como un rompecabezas y el espectador sabe cuál es la figura final.

Es cierto que el principio es lento, pero me parece que es una introducción breve pero concisa de los personajes, de alguna manera el motivo en común es ayudar. Si bien las peleas son un aspecto que nunca puede faltar en este tipo de género, me parece que se abusa un poco de este recurso durante la mitad de la serie; peleas cada 5 minutos por casi cualquier cosa. Hay escenas donde el combate parece algo mecánico. Las escenas de combate por lo general se centran en todos menos en Jessica, esto es algo acertado dado que es la única que no está adiestrada en el combate cuerpo a cuerpo, esto nos hablaría de un talón de Aquiles en el equipo pero que se ve compensado con la actitud aguerrida y es precisamente esto lo que hace más creíble al personaje.

Las motivaciones de los villanos son claras, pero están cubiertas de clichés clásicos como los gustos finos, incluso raya en ser malvado sin justificación. En todo caso, estos logran algo que los protagonistas no logran sino hasta la última parte de la serie y quizá es el mensaje que intenta dar; el trabajo en equipo sin importar que las ideas y las acciones de uno no sean las mismas que a las de otro, al final de cuentas lo que importa es la compresión y aceptación, al final el grupo debe ser como un solo individuo.

Las series de Netflix han crecido en cuanto a producción, uno de los detalles más geniales de esta serie son los filtros. Cuando hay una escena donde sale Luke el filtro es amarillo y se vuelve cálido, en cambio cuando sale Jessica el filtro azul y el contexto se vuelve inmediatamente frio. Creo que estos filtros ayudan a contextualizar al espectador sobre quien va a tomar el rol protagónico y como podría intervenir en la trama de la serie.

Por último, si no has visto las series de cada personaje, creo que sería importante hacerlo para entender The Defenders, aunque el principio de la serie te puede poner en contexto, ver a los protagonistas por separados de daría una idea mejor de cómo se relaciona en su propio mundo.

Es una buena serie y logra su objetivo, entretener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *