Mimic: Voces del más allá.

Mimic: Voces del más allá.

El cine de terror es uno de los géneros más populares entre la población adolescente y joven, sin embargo, la expectativa de un proyecto centrado en cultura americana deja de lado algunas películas que llegan a las salas y puedan ofrecer una trama distinta a las habituales. Es el caso de la película The Mimic o en español “Mimic: Voces del más allá” que es una producción de cine de terror coreana dirigida por Jung Huh estrenada en agosto del año pasado en Corea del Sur y que esta semana se proyecta en cines de la ciudad.

La trama aborda los problemas de unos padres que tratan de sobrellevar el dolor de perder a su hijo 5 años atrás sin tener ninguna conclusión por parte de las autoridades; que tienen a su cuidado a su hija pequeña y una abuela senil y agregando la reciente llegada a su nuevo hogar en una zona en medio de la naturaleza. Al poco tiempo de su mudanza se encuentran envueltos en una escena del crimen que incluye una cueva en lo profundo del bosque, encontrando algo más que sólo un cuerpo ya que a escasos metros observan una niña, más joven que su hija y con claras señales de abandono. Después de esto comienzan a percibir extraños sucesos y dando un giro que llevará a la familia a enfrentarse con la leyenda urbana del pueblo del que sólo pedían tranquilidad para sus vidas.

Las personas que estén familiarizadas con el cine asiático de terror ya esperarán que estos filmes giren alrededor de tradiciones propias de la cultura, pero para aquellos que no lo están la película es un proyecto que hace uso del suspenso, muestra un poco de sangre y algunas escenas que sacan un sobresalto en el espectador aún cuando lo preparan para ello, pero sin llegar a ser ambiciosa o caer en el abuso de ninguna de estas características. Sin embargo y hablando un poco de la percepción para el tema, la película trata de mostrar lo que significa vivir con algún pesar o situación aún sin sobrellevar a tal grado que aparta la atención del presente, estar atrapado en la propia mente y sufrir la presión que incluso obliga a seguir “un susurro en la oscuridad” que se aprovecha del lado más vulnerable, llevando cada vez más dentro de ese estado de desesperación.

La película es en general un trabajo interesante de ver, siempre y cuando lo que busques no sea salir asustado o experimentar la adrenalina que se desea al ver cine de terror. Es en general lenta y a veces poco congruente con lo que personalmente se pensaría hacer en situaciones similares, pero hablando de mostrar algunas creencias y algo de las leyendas en cultura asiática es una buena oportunidad para despejar de la mente la idea de un cine de terror típico.

by: HuSa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *