Magic Knight Rayearth

Sin un sueño, sin un objetivo.

Hace un par de años, cuando era tan solo un niño, en mi familia existieron problemáticas que ahora veo que son muy recurrentes y no fueron solo mi situación. Lo he mencionado antes, y a veces llegamos a sentirnos solos, y algunos tenemos también la característica de ser muy introvertidos…

¿Qué hacer? ¿A dónde ir?

Mi refugio, como el de otros tantos niños, adolescentes y adultos, fue encontrar un mundo (y me di cuenta de que había muchos mundos) en el que todo podía ser distinto, los sueños, las ilusiones nos llevaban a tener objetivos, que, al mismo tiempo, nos daban motivos para seguir, para vivir, para disfrutar y esperar otro día…

Uno de tantos mundos: Magic Knight Rayearth

Hikaru, Fuu y Umi (Lucy, Anaís y Marina venceráaaaan, poner intro latino de Guerreras mágicas) son colegialas de Tokio sin nada más en común, hasta que un día fatídico lo cambia todo: las tres son convocadas al reino mágico de Cephiro y descubren que sus vidas están inexorablemente entrelazadas. La princesa Emeraude, cuya fuerza de voluntad mantiene a Cephiro a salvo, ha sido secuestrada por el siniestro Zagato, y las tres chicas deben convertirse en las legendarias Guerreras Mágicas para salvarla. No será fácil, ya que Zagato ha enviado a sus secuaces más poderosos para detener a las chicas antes de que puedan cumplir sus destinos. Protegidos por la bendición de un antiguo mago y decididos a encontrar el camino a casa, ¡Hikaru, Umi y Fuu comienzan la aventura de su vida!

De alguna manera, Magic Knight Rayearth es difícil de revisar en su conjunto porque la serie es brillante a veces, pero tiene varias fallas persistentes que molestarán al espectador típico.

La primera temporada de Magic Knight Rayearth tiene un ritmo tan apretado como el de una historia de aventuras, mostrando lo que el «anime» ofrecía en ese momento que carecía de la mayoría de la animación estadounidense de la época. Con cada episodio, se logra un progreso tangible hacia su objetivo a medida que adquieren nuevas armas, armaduras, habilidades y aliados. Se desarrollan amistades, florecen los romances, se trata con Zagato y sus secuaces, y no todo termina tan feliz como esperábamos.

La primera temporada de MKR es, sin lugar a duda, un buen espectáculo, con encanto de sobra y un espíritu alegre que mantiene vivo el espectáculo incluso en sus momentos más aburridos. El programa emplea personajes «súper deformados» en momentos en que las cosas se vuelven tontas, y utiliza muchas técnicas de shoujo comunes (como lágrimas en personajes que simbolizan vergüenza o nerviosismo). Sin embargo, no los enfatiza demasiado, por lo que se suman a El ambiente general. Incluso un personaje diseñado para un alivio lindo y cómico, el Mokona de bola de piel de conejo, es divertido sin ser usado en exceso. Los personajes son sorprendentemente interesantes teniendo en cuenta su falta de profundidad al principio, y los diseños son muy contemporáneos mientras se mantienen nítidos.

Este ánime no tiene miedo de jugar con la muerte de sus personajes. Cada vez es más difícil encontrar dramas donde te quedas al límite porque los protagonistas pueden morir. Esta es un área donde no hay una fórmula para predecir lo que sucederá, y le da al ánime una ventaja adicional para seguir viendo.

En los más de 20 años desde que surgió Magic Knight Rayearth, lo que hace que se destaque hasta el día de hoy es el hecho de que no está destinado principalmente a otaku, sino a chicas jóvenes: un recordatorio de que no necesariamente tenemos que hacer que «shojo» sea sinónimo de «romance».

Ahora dime, ¿qué personaje de este mundo serías (o fuiste)? y ¿por qué?

Síguenos en las redes:
error

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.